Infiniti QX60 3.5 AWD 2014

Infiniti QX60 Hybrid

Infiniti QX60 Hybrid

Lo que conocíamos como JX35 ahora será la QX60 Hybrid.

Infiniti

El Infiniti QX60 2014 (anteriormente conocido como Infiniti JX35) es la nueva opción para los compradores del popular vehículo crossover de alta gama de Infiniti.

Encuentra tu auto ideal

Desde su lanzamiento en 2005, la línea QX no había tenido grandes modificaciones. Hasta ahora. El exterior es moderno, de formas redondeadas y alejado de los ángulos rectos de su predecesor JX. La parrilla frontal con los faros un poco más bajos y el capó de doble curva siguen los parámetros de los últimos modelos de Infiniti. Los retrovisores son más altos pero, según portavoces de la marca, están diseñados para ofrecer menos resistencia al aire, que se envía hacia fuera y hacia abajo, reduciendo el ruido.

El modelo básico calza unas ruedas de 18 pulgadas, pero se ofrece la opción de rines de aluminio de 20 pulgadas. En la parte trasera, destaca el parachoques, que sobresale más de lo normal. La razón: el bumper esconde la bola-gancho para el remolque. Se ha buscado no dejarla visible para darle un aspecto más urbano.

Otra de las novedades es la incorporación de dos tomas de aire laterales bajo los retrovisores. La del lado del conductor efectivamente colabora a la ventilación del motor; la otra es puramente estética.

Si al ver su exterior alguien no se había dado cuenta de que se nos encontramos ante un SUV de lujo, el interior aclarará cualquier duda. Sus amplias tres filas de asientos están rodeadas de los últimos avances tecnológicos y funciones personalizadas para cada pasajero. 

Todos los asientos son abatibles de forma electrónica, incluso la tercera fila, que puede reclinarse hacia atrás hasta un ángulo de 27º. De hecho, si se recoge el asiento central hacia delante y se reclina el trasero, uno puedo estirar totalmente las piernas, como en un chaise lounge.

Además, ofrece tres pantallas totalmente independientes, dos de 7 pulgadas con controles remotos y audífonos para los asientos traseros y una de 8 pulgadas para navegación en el centro del salpicadero. Cada una puede recibir una señal diferente, de manera que un pasajero puede ver una película mientras otro juega con una consola. 

La pantalla del navegador también puede utilizarse como pantalla normal cuando el automóvil está parado. Incluye también un sistema de audio Bose de 13 bocinas que en el test drive simplemente nos impresionó.

La QX monta el mismo motor que el antiguo Infiniti JX: un 3.5 litros V6 de inyección directa con 265 caballos de fuerza. 

El consumo es de 19 millas por galón en ciudad, 25 en carretera. Esto supone mejoras de una o dos millas por galón respecto al modelo actual y  se tiene pensada una versión híbrida.

La transmisión es de 7 velocidades con opción de cambio manual en la palanca y el sistema de tracción ofrece tres opciones: Auto, 4H (High) y 4L (4 Low). El Auto ajusta automáticamente la potencia entre el eje delantero y el trasero, según las condiciones de la conducción, en el modo 4H la tracción se fija en 50-50, hasta una velocidad de 60 millas por hora y el 4L se reserva para terrenos complicados a baja velocidad.

Nuestro modelos de prueba contaba con varios paquetes que si bien equipaban al modelo, hacían subir su valor considerablemente. La primera opción que se ofrece es el sistema de pantallas y DVD de la segunda fila, por $2,450, con la opción gratuita de dividir esos asientos con un banquito-apoyabrazos.

Por $5,800, el Deluxe Touring incluye, sistema hidráulico de estabilización, asientos de piel, asientos delanteros refrigerados y calefacción en la segunda fila, escobillas limpia focos y sistema avanzado de climatización.

Por $2,850, el paquete Technology ofrece el control de crucero inteligente, asistente de “salida de líneas”, asistente de control de distancia y frenado, alerta de “punto ciego”, cinturones de seguridad frontales “pre-crash” y sistema de luces frontales adaptables de forma automática.

En resumen, Infiniti apuesta fuerte por un segmento de mercado –las SUV de lujo- en el que batalla con la Cadillac Escalade, la Mercedes-Benz GL550, el Lexus LX570 o la Range Rover aunque el modelo de Infiniti compite cara a cara con cualquiera de ellos.