Publicidad | Vea su anuncio aquí

1988: Gibson inspiró a los Dodgers

history

history - Univision.com

La serie de la costa Oeste

La imagen de un Kirk Gibson renqueante, recorriendo las bases con el puño en alto en señal de victoria, es una de las más dramáticas que se hayan visto en Series Mundiales.

Kirk Gibson apenas podía caminar cuando el manager de los Dodgers, Tom Lasorda, lo envió de empuñar de emergente en la parte baja de la novena entrada del primer juego.

Los Atléticos ganaban 4-3, gracias a jonrón del cubano José Canseco con las bases llenas ante Tim Belcher en el segundo episodio. En ese noveno inning, Oakland contaba con su relevista estelar, Dennis Eckersley, que había retirado a los dos primeros hombres antes de bolear a Mike Davis, quien se robó segunda para poner el empate a 180 pies del home.

Fue ahí cuando vino Gibson. En conteo completo de 3-2 la sacó por la banda derecha para convertir en un maniconio el Dodger Stadium, que lo vitoreaba mientras cojeando recorría las bases.

En el segundo choque, Orel Hershiser fue demasiado para la adormecida tanda de los Atléticos, que contaban entonces con uno de los dúos ofensivos más demoledores, compuesto por Canseco y Mark McGwire.

Estos dos toleteros se combinaron en la campaña regular para disparar 74 jonrones y remolcar 223 carreras, pero en el clásico de octubre sólo lograron conectar dos hits (ambos jonrones) en 36 turnos.

Hershiser permitió sólo tres hits en ese juego, todos salidos del bate de Dave Parker, y los Dodgers ganaron 6-0. El propio pitcher disparó tres imparables (dos dobletes) y empujó una, mientras Mike Marshall la sacó del terreno con un compañero a bordo. Storm Davis fue el perdedor. 

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Publicidad | Vea su anuncio aquí