Publicidad | Vea su anuncio aquí

Sin muchos problemas Adrien Broner derrotó a Gavin Rees y retuvo título ligero CMB

802ffb2a823f1f4b0a50c01164fb4fb8.jpg

broner retuvo por primera vez el cinturón ligero del CMB.

- Twitter

Broner sin problemas para vencer a Rees

ATLANTIC CITY – Adrien ‘The Problem’  Broner (26,22 Ko’s) retuvo el cinturón ligero del Consejo Mundial de Boxeo al noquear técnicamente en cinco rounds a  Gavin Rees (37-2-1, 19 Ko’s) en Atlantic City.

Broner se vio en problemas los primeros dos rounds, pareció sorprendido por el plan de pelea de Rees, quien era un pequeño tractor que quiso aplastar al campeón, pero la diferencia de fuerza y potencia era mucha, incluso los distintos físicos hicieron que la pelea se viera muy dispareja.

‘The Problem’ empezó el show desde que salió del vestidos, acompañado de un rap de fondo agarró el micrófono e intento cantar, su voz poco se escuchaba, pero él estaba feliz.

Rees sorprendió en el primer round, salió a boxear y no entregarse a Broner, quien se defendió bien, pero no pudo evitar el ataque al cuerpo que le propinó el galés, el retador dejó un buen sabor de boca por lo menos al inicio del combate.

El segundo rollo no cambió mucho, Rees hacía el gasto iba par adelante y conectaba los mejores golpes, un derechazo a la cara hizo que el monarca se sacudiera. Broner movía la cabeza de lado a lado, quería que la gente se diera cuenta que no pasará nada, pero era claro que el galés superaba al estadounidense.

Cuando Broner se decidió a atacar las cosas cambiaron, su fuerza era superior a Rees, éste, sin embargo, no se echaba para atrás y aguantó en las cuerdas la lluvia de golpes que le propinó el campeón y respondió con un gancho corto de izquierda a la cara.

Con la marca de la casa, en el cuarto capítulo, ‘The Problem’ mandó a la lona a Rees con un contragolpe centellante, la mano derecha de Broner se impactó en la mandíbula del galés, quien cayó de cara a las lámparas, durante el conteo de los 10 segundos, el monarca empezó un pequeño baile de celebración, pero el retador se puso de pie y continuó en la batalla.

Todo era cuestión de tiempo, si bien Rees mostró una bravura impresionante, sus condiciones boxísticas no daban para más. En el quinto asalto aguantó toda la metralla que Broner le lanzó, incluso pidió más castigo, una puñalada del monarca al hígado hizo que el galés pusiera una rodilla en el suelo para recibir la cuenta de protección. El retador siguió en la contienda, se fue encima de su rival y con un torbellino de golpes lo acosó de tal manera que la esquina del visitante detuvo el combate. Todo terminó en cinco vueltas.

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Publicidad | Vea su anuncio aquí