Publicidad | Vea su anuncio aquí

Omar Chávez noqueó en dos rounds a Pablo Vázquez

ablovazquez21-15dfd1f5e3fb2249f45b7e91408cf469.jpg

Omar Chávez noqueó en dos rounds a Pablo Vázquez.

- Twitter

SINALOA - Omar Chávez se vio impresionante al destruir en dos asaltos al venezolano Pablo Vázquez en su natal Culiacán, Sinaloa, el combate Román-Pinzon se llevó función.

Omar Chávez reapareció por la puerta grande con un nocaut en dos asaltos sobre el venezolano Pablo Vázquez, a quien derribó en tres ocasiones, ante una excelente entrada en el Foro Tecate de esta ciudad.

El “Bussinesman” Chávez (29-2, 22 kos) castigó con su mano izquierda en forma de gancho y remates al cuerpo del “Talentoso” Vázquez (22-5, 19 kos), quien no tuvo oportunidad ni de meter las manos en una batalla que el hijo de la leyenda dominó de manera fácil en los menos de cinco minutos de combate que duró el mismo.

Chávez Carrasco había estado en un receso muy largo tras perder por segunda ocasión con el cachanilla Jorge “Maromerito” Páez.

Dos poderosos ganchos de izquierda del menor de la dinastía Chávez que se estrellaron en la cabeza de Vázquez, enviaron a este al piso segundos después del primer campanazo. Pablo se levantó en malas condiciones y se llevó un oper de derecha que se estrelló en plena mandíbula.

Apenas había arrancado el segundo asalto, cuando Omar soltó un volado de derecha que derribó a Vázquez, quien tras escuchar la cuenta de protección, vio cómo el sinaloense le cortó los caminos para acorralarlo y castigarlo con gancho de izquierda y un derechazo al cuerpo que lo depositaron en la lona.

Vázquez se puso nuevamente de pie, pero solo para recibir más castigo. Omar lo embistió con toda clase de golpes al llevarlo sobre las cuerdas, obligando al referee a detener las acciones al minuto con 03 segundos.

CERRADO TRIUNFO

El sinaloense Ricardo Domínguez obtuvo una discutida decisión unánime sobre el filipino Al Sabaupan.

Los jueces Miguel Monárrez, Said Torres y Marcos López le otorgaron tarjetas de 97-92, 98-90 y 97-91, todos a favor del sinaloense, quien nunca pudo descifrar el estilo del asiático que hizo de su mano izquierda su mejor arma para lacerar el rostro del peleador local.

Después de que Domínguez puso en la lona en el primer asalto a su rival con un recto de derecha y en el que salió cortado de su ceja derecha por un cabezazo accidental, Sabaupan tomó el control del combate en los siguientes episodios, castigando la cara de Ricardo con repeticiones de jabs de derecha y sus volados de izquierda que colocó cuantas veces se lo propuso.

El referee Alvaro García ordenó la reducción de un punto para Sabaupan en el cuarto, en el que con la cabeza volvió a abrir la herida del boxeador local.

El asiático jugó con Domínguez en el séptimo, al invitarlo a que entrara recargándose sobre las cuerdas. Cuando el “Pelón” entraba, Al lo recibía con dos o tres zurdazos con la velocidad de un relámpago.

Domínguez buscó más con valentía que con recursos entrar a la guardia de Sabaupan, cuya estrategia era esperarlo para conectarle sus opercourt de derecha y los volados de izquierda que sacudieron muchas veces la cabeza del mexicnao.

PELEON ROMAN-PINZON

La pelea de Saúl Román y José Pinzón se llevo la noche por dramática y emocionante, pero con una defieciente actuaciòn del réferi.

Fue una batalla de toma y daca, el nacido en Culiacán Saúl Román ganó por nocaut técnico a los 18 segundos del noveno asalto al yucateco José Pinzón.

El sinaloense cayó tres veces la lona y logró enviar en dos ocasiones a la misma al oponente, quien hizo recurrente el amarre cuando llegó a estar en malas condiciones.

La primera caída de Saúl sucedió en el primer asalto cuando le metieron fuerte las manos al rostro. En el tercero hizo honor a su apodo de “Fiera” castigando en los primeros segundos del mismo a Pinzón, pero lo dejó vivir. La segunda visita a la lona se registró en el cuarto, al recibir un poderoso gancho de izquierda al rostro.

En el sexto Román conectó dos fuertes ganchos de izquierda y un cruzado de derecha para poner en malas condiciones al yucateco, a quien se le doblaron las piernas. El amarre, de manera inteligente, lo salvó de la debacle.

Apenas había sonado la séptima campanada cuando Saúl derribó a Pinzón con gancho de izquierda, pero diez segundos después él cayó al piso con un jab a la cara. A esas alturas, Román traía su ojo derecho muy maltratado.

Román puso en la lona a Pinzón en el octavo con volado de derecha, y en el noveno salió con todo para castigar en las cuerdas y a la cara al

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Publicidad | Vea su anuncio aquí