Publicidad | Vea su anuncio aquí

Mike Alvarado derrotó a Brandon Ríos y le quitó el título en una gran pelea

0-c848a08a2bdc5a68229e9b0e867a0e9a.jpg

Mike Alvarado venció a Brandon Ríos en una verdadera guerra.

- Getty Images

alvaradorios

FOTOS:  Alvarado venció a Ríos - Univision.com

Ver fotos

LAS VEGAS – En una pelea histórica, Mike Alvarado (34-1, 23 KOs) le arrebató lo invicto y el título interno superligero de la Organización Mundial de Boxeo, a Brandon Ríos (31-1-1, 22 KOs), en el Mandalay Bay de Las Vegas, en una contienda que podría competir como la mejor del 2013.

La pelea fue como se esperaba, una guerra, otra vez los dos púgiles salieron a darse con todo. Hubo intercambio de metralla cuando se debía, hubo boxeo cuando tenía que serlo, los dos eran como gladiadores en el coliseo romano.

Ríos dejó ver que sus puños están llenos no cloroformo, puso en varias ocasiones mal a Alvarado, quien cambió la estrategia y salió a boxear, pero sin dejar a un lado su poder, casi manda al ‘Bam Bam’ a la lona.

Al final el público fue el ganador, una batalla explosiva, bien hecha, sin golpes sucios o cabezazos, una contienda de verdaderos boxeadores.

El primer round empezó lento, los dos púgiles salieron a boxear, nadie se desbocó, Alvarado salió con un corte en el ojo derecho, la dinamita de Ríos se hizo presente.

El segundo rollo comenzó, Mike estaba sentado en un barril de pólvora, la fuerza de los puños de su rival era veneno puro, con un jab de izquierda, el ‘Bam Bam’ puso en malas condiciones a Alvarado, caminó para adelante descontrolado, pero el campeón no pudo terminar su obra.

Después de la tormenta llegó la calma para el retador, quien en el tercer round intentó usar más la mano derecha, pero le hacían poco daño a Ríos, quien apretaba a su enemigo por todo el cuadrilátero, sin embargo, nunca debes dar por muerto a un tipo como Mike, con un cañonazo milagroso puso en malas condiciones al monarca, quien estuvo a nada de pisar la lona, ring era un verdadero campo de batalla.

Ríos apretaba al inicio de la cuarta vuelta, Alvarado lo cazaba y con un poderoso  recto de diestra cimbró la humanidad del ‘Bam Bam’, quien no dejaba de perseguir a su enemigo, la balanza se había emparejado.

El quinto asalto comenzó igual, Alvarado más sobrio, pensaba mejor los golpes, era más preciso, Ríos ya tenía huellas de la batalla en la cara, Mike se adueñaba de las acciones. En el sexto round las cosas eran iguales, uno seguro en el ring, el otro quería regresar, al final del episodio hubo fuerte intercambio de metralla.

Mike Alvarado seguía al pie de la letra su estrategia, boxear a Brandon Ríos, no se metía al fuego graneado sólo por hacerlo, pensaba bien sus movimientos, al décimo rollo era dueño de la contienda.

El campeón, veía irse el título y lo invicto, en el último round Alvarado salió a boxear, caminó sobre piedras por los cuatro ángulos del cuadrilátero, sabía que tenía la victoria en la bolsa, no era necesario arriesgar tanto.

La contienda llegó a las últimas consecuencias, los 12 rounds fueron una guerra, el rostro de ambos peleadores mostraba lo duro de la reyerta, al final los dos alzaron las manos en señal de victoria y recibieron el aplauso de la gente.

La decisión recayó en los jueces 115-113, 115-113 y 114-113, todo para el nuevo campeón mundial interino superligero de la Organización Mundial de Boxeo, Mike Alvarado.

Brandos Ríos fue a buscar a Mike Alvarado durante la entrevista final y pidió la revancha inmediata, el recién monarca no se negó y dijo que la tercera contienda se hará cuando quiera.

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Publicidad | Vea su anuncio aquí