Atletismo: el deporte más antiguo

Luego la regulación se modificó y las armaduras fueron eliminadas utilizándose únicamente los cascos respectivos. El primer campeón olímpico del que se tenga conocimiento, se llamó Coroebus quién en el 776 AC ganó la stadion, carrera que implicaba una distancia de 193 metros. (630 piés).

Asimismo, en competencias extensas los competidores debían correr alrededor de un pilar que servía de marca, antes de partir hacia la raya final. Siglos depués, en el 394 de la era cristiana, los Juegos Olímpicos fueron prohibidos por considerárselos anticristianos y poco se sabe lo que ocurrió con esta disciplina deportiva durante los próximos 800 años, aunque es de imaginar que él o ella continuaron corriendo por causas que poco tenían que ver con el deporte.

El atletismo reapareció en Inglaterra en el siglo XII y mucho tiempo después, en 1871, fue fundado el primer clul atlético en Suffolk, Inglaterra. Algunos entusiastas del atletismo ubican al año 1834 como el comienzo de las competencias organizadas del deporte al implantarse nuevas regulaciones.

Inglaterra fue pionera en la construcción de circuitos para carreras, que terminaron siendo circulares y en 1896 los ingleses tenían más circuitos que todo el resto de Europa en tanto las pistas de las olimpíadas de Atenas de ese año, fueron diseñadas por un inglés. Las distancias que marcaron aquellas primeras competencias fueron de 100, 400, 800 y 1500 metros además de la maratón.

Curiosamente esta carrera nunca fue parte de los juegos de la antigua Grecia pero su inserción en las olimpíadas modernas está basada en un hecho histórico importante.

La maratón conmemora los 42 kilómetros (25 millas) corridos por el soldado griego Pheidippides desde Maratón a Atenas con la información de la victoria ateniense sobre el ejército persa. Según la legenda, el soldado murió luego de dar el informe.

En tanto, siglos después, en las olimpíadas de Amsterdam de 1928, los organizadores olímpicos permitieron la competencia femenina. De esta manera muchas carreras (por deporte o no) han ocurrido desde el esfuerzo de Pheidippides hasta acá y muchos nombres han quedado impresos en la historia del atletismo.

Asimismo, nuevos corredores esperan su cita con la gloria, porque en definitiva correr es también una manera saludable de conquistar sueños, aunque el mensaje que se dé al llegar a la meta final no sea el de dar el resultado de una batalla.