Orígenes del handball

Así, en Europa al juego se lo llama handball (balonmano) mientras que en Estados Unidos se lo conoce como "team handball" ("balonmano de equipo")

Ese nombre de "team handball" es para diferenciarlo del juego que se practica con la mano utilizando una pelota de goma diminuta y rebotera que involucra el uso de cuatro paredes.

El handball conocido internacionalmente, combina elementos de otros deportes, entre ellos el fútbol, el waterpolo y el básquetbol, aunque sin la canasta. La disciplina tal cual la conocemos hoy, es un juego relativamente moderno.

Sin embargo vale la pena rescatar que mosaicos del siglo IV hallados en la Plaza Armerina, en Sicilia, Italia, describen a mujeres jugando una forma de balonmano.

No obstante el handball de equipo del presente fue un invento que apareció al mismo tiempo que el baloncesto, durante la década de 1890, gracias a un grupo de atletas dinamarqueses que buscaban una manera efectiva de hacer ejercicio a puertas cerradas durante el frío invierno escandinavo.

Estos "inventores" colocaron dos pelotas de fútbol en ambos lados de un gimnasio y comenzaron a pasársela practicando una especie de balompié pero usando las manos en vez de los piés.

En 1906, el maestro dinamarqués, Holger Nielsen, conformó las primeras reglas del juego y organizó competencias. Los alemanes, siempre ágiles de mente, probaron en el verano la misma clase de juego pero en exteriores, fórmula copiada por otros países europeos.

La versión escandinava está aplicada a una cancha cerrada y seis jugadores por bando más un portero. En exteriores se utilizan entre 10 y 11 jugadores por equipo. Aparece la federación En 1924, las diversas variaciones del juego fueron regularizadas por la Federación Internacional de Handball (IHF).

En 1928, representantes de 11 naciones que practicaban la disciplina se reunieron en los Juegos Olímpicos y formaron la Federación Amateur Internacional de Handball e imprimeron las primeras reglas oficiales internacionales del juego.

En 1936, en los juegos de Berlín, el handball con 11 jugadores por bando, jugado en una cancha de fútbol, se convirtió en deporte olímpico compitiendo por las preseas doradas, equipos de Alemania, Austria, Suiza, Hungría, Rumania y Estados Unidos.

En tanto los escandinavos continuaron diseñando el balonmano de salón, con siete jugadores por lado, ocasionando en consecuencia el primer mundial de handball, para siete y 11 jugadores respectivamente, realizado en 1938.

Pero en los juegos de 1948 la disciplina fue retirada de los programas olímpicos debido a que el juego con 11 jugadores por equipo decayó en popularidad mientras que el de siete jugadores todavía no estaba bien establecido internacionalmente.

Durante este período las tácticas y el vocabulario del básquetbol fueron integrados al balonmano, reflejando términos similares como driblear, pivot, hombre en zona y hombre a hombre.

Finalmente en 1972, el handball (masculino) de siete jugadores por equipo, fue reintegrado a los Juegos Olímpicos y cuatro años más tarde, en las olímpíadas de Canadá, fue introducido por primera vez el balonmano femenino.