Voleibol: Un deporte 'alternativo'

Entonces al juego se lo llamó "minonette" y se expandió rápidamente a otros institutos de la YMCA ubicados en la región.

En un principio compitió con otro deporte también creado durante la misma época: el básquetbol. De hecho Morgan inventó el voleibol como una alternativa para personas de mediana edad que concurrían o participaban de las actividades de la YMCA y que encontraban al básquetbol demasiado exigente en el aspecto físico.

A través de la red internacional de la YMCA, el juego fue aceptado paulatinamente en todo el mundo, con la excepción de Asia donde su llegada impactó tanto que se lo consideró "amor a primera vista".

El entusiasmo demostrado por los japoneses los llevó a agregar nuevas reglas y en 1896, un año después de su creación, el voleibol se jugaba en Estados Unidos con cinco jugadores por equipo mientras que en Japón se hacía con nueve.

Las diferencias continuaron hasta 1918, cuando se estableció para competencias el límite máximo que persiste hasta la actualidad: seis jugadores por conjunto además de la rotación de jugadores según las manecillas del reloj.

En 1923 se realizó en territorio estadounidense el primer torneo local a la vez que en Rusia y Japón se fundaron las respectivas organizaciones nacionales de la disciplina.

Pero otra vía de exportación que tuvo el voleibol fue el ejército estadounidense al final de la Segunda Guerra Mundial.

Debido a que el juego requiere un equipamiento mínimo y sus reglas son simples para entenderlo, y lo que es más, entretenerse con un juego sin mayores complicaciones implicó ser bien recibido en todos los lugares a donde los soldados lo fueron presentandolo.

Por supuesto, desconocían que ese momento que para ellos era de esparcimiento, en verdad fue una eficaz tarea de relaciones deportivas y públicas.

Esto motivó que en 1948 se fundara la Federación Internacional de Voleibol y que un año después se llevara a cabo en Praga, Checoslovaquia, el primer certamen Mundial.

Sin embargo, le llevó a los miembros de la Federación Internacional 15 años para convencer al Comité Olímpico que el voleibol podía tener acceso a las olimpíadas.

Finalmente debutó de manera oficial en los Juegos Olímpicos de Tokio en 1964. Con los años se convirtió en importante juego universitario para ambos sexos hasta llegar a ser un deporte con la atracción suficiente como para profesionalizarse, tal cual lo es en varios países europeos y algunos de Sudamérica.

En definitiva, es muy probable que aquellos cuarentones de finales del siglo XIX se sintieron complacidos cuando William Morgan los introdujo al voleibol de la misma manera que hoy se deben sentir quienes practican el deporte en las playas de Ipanema, Saint Tropez o Cancún, o en un gimnasio de Tokio, Lima o Buenos Aires, o se preparan para una final por la medalla de oro olímpica.