Publicidad | Vea su anuncio aquí

Enlaces Relacionados

  • clausura
  • clausura
  • clausura
  • clausura
  • clausura
  • clausura
  • clausura
  • clausura
  • clausura
  • clausura
  • clausura
  • clausura
  • clausura
  • clausura
  • clausura
  • clausura
  • clausura
  • clausura
  • clausura
  • clausura
  • clausura
  • clausura
  • clausura
  • clausura
  • clausura
  • clausura
  • clausura
  • clausura
  • clausura
  • clausura
  • clausura
  • clausura
  • clausura
  • clausura
  • clausura
  • clausura
  • clausura
  • clausura
  • clausura
  • clausura
  • clausura
  • clausura
  • clausura
  • clausura
  • clausura
  • clausura
  • clausura
  • clausura
  • clausura
  • Próximo álbum

La clausura de los Juegos Panamericanos estuvo llena de felicidad y nostalgia

Guadalajara dijo adiós a los XVI Juegos Panamericanos en medio de una ceremonia llena de nostalgia, color y música.
El Omnilife fue testigo de una espectacular velada llena de pirotecnia.
Se hizo un recuento de los mejores momentos vividos a lo largo de los 17 días que duraron los Juegos Panamericanos.
Una enorme pantalla en el centro del estadio mostró este recuento, mientras miles de cámaras desprendían sus flashes como luciérnagas en todos los rincones del estadio.
El mismo escenario utilizado para la inauguración, que simulaba los mexicanos campos de la planta de donde se extrae el tequila, fue el espacio en el que los atletas se despidieron de la experiencia panamericana en la "Perla Tapatía" como es conocida esta ciudad.
Las tribunas se convirtieron en un océano que se movía a ritmo de las olas que el público hacía entre gritos y rechiflas, que solo se apaciguó cuando las luces del Omnilife se apagaron y se encendió la dulce voz de la cantante Ely Guerra, entonando el himno mexicano como un anticipo a la nostalgia que caracterizó la noche.
Los héroes deportivos, esos que conmovieron con sus logros y derrotas en las canchas desfilaron hasta las tribunas asignadas mientras los espectadores les acogían con aplausos, en un contagio mutuo de alegría cargada de agradecimiento.
La nostalgia se respiró en cada lugar del estadio, pues otra edición más de los Juegos Panamericanos estaba por concluir.
Los abanderados de cada país desfilaron y formaron un gran círculo en el centro del estadio.
Fue un gran espéctaculo de unidad y solidaridad.
El nerviosismo y la alegría se notaba en cada uno de los rostros de los representantes de cada delegación.
Se vivió también mucha alegría y entusiasmo.
Cada detalle fue cuidado a la perfección y la organización fue notoria.
Cada una de las banderas fue ondeada con orgullo y pasión.
La entrada de los atletas fue muy emotiva y alegre, pues el protocolo se perdió un poco.
Los atletas se tomaron fotografías y disfrutaron del cariño de la gente que lleno el Omnilife.
Cada delegación demostró el amor a su país y el orgullo de portar su símbolo nacional.
El acomodo de los atletas tardó varios minutos ya que cada uno de ellos se tomó el tiempo de fotografiarse y disfrutar la fiesta.
Todos se mostraron felices y entusiastas de haber participado en estos Juegos Panamericanos organizados por Guadalajara.
Cada uno de los detalles fue importante para que clausura se concretara a la perfección.
El brasileño Solonei Silva recibió la medalla de oro al coronarse en la prueba de maratón varonil, tras recorrer los 42.195 kilómetros en 2:16.37 horas. La plata y el bronce se la quedaron los colombianos Diego Alberto Colorado y Juan Carlos Cardona.
La prolongada pausa que significó la ceremonia protocolaria donde las autoridades de la Odepa y de Jalisco dieron oficialmente por clausurada la Fiesta de América, no amainó el ánimo del público que recibió con un ¡México, México! el anuncio de que Guadalajara irá por la candidatura de unos Juegos Olímpicos.
El presidente de la Organización Deportiva Panamericana, Mario Vázquez Raña, pidió unidad entre los atletas para que la fiesta deportiva dure mucho tiempo más.
La gimnasta Cynthia Valdez lució feliz por su participación en los Juegos Panamericanos.
Las máscaras de lucha libre no podían faltar en una fiesta mexicana.
Además, el arte jalisciense se hizo notar en la pantalla del centro del estadio.
Imágenes, murales y grafittis fueron algunas de las cosas que se proyectaron en esta pantalla.
El descenso de las banderas de la Odepa y del Comité Olímpico Internacional emocionaron al público, pues esto solo era el comienzo de la fiesta.
Los integrantes del Ejérnito mexicano se encargaron de trasladar las banderas.
Este fue el momento en que el gobierno de Guadalajara entregó la estafeta a Toronto para los Juegos Panamericanos de 2015.
El himno nacional de Canadá fue interpretado por Florence K.
En la pantalla se mostró el logo de la justa panamericana de 2015.
Después de la entrega protocolaria, los bailarines interpretaron un número con música representativa de Canadá.
El viaje de la mariposa Monarca desde los parques de Canadá hasta su santuario en México, marcó el paso del testigo a la ciudad canadiense que tiñó de rojo el recinto con el cielito lindo como fondo musical, que fue coreado por los asistentes.
La luz y el color fueron básicas en esta clausura.
La pirotecnia tampoco dejó de iluminar el estadio Omnilife.
El estadio lució espectacular de pies a cabeza.
El fuego panamericano que brilló durante poco más de dos semanas, se extinguió mientras figuras humanas, peces encendidos, lunas y soles danzaban al tiempo que el cielo se pintaba de fuegos artificiales con los colores verde, blanco y rojo, emulando la bandera mexicana.
El grupo mexicano de pop "Camila", inició el segmento musical con "Mientes" que fue seguida en una sola voz por todo el estadio.
Además, 'Camila' interpretó 'Entre tus alas' junto a Colby Caillat.
La ceremonia se convirtió en un concierto donde tuvieron cabida todo tipo de géneros como la música reggae de los jamaiquinos "The Wailers" enmarcados por banderas que parecían moverse al ritmo de sus cadenciosas "Three little birds", que hizo extrañar al legendario Bob Marley que hizo famosa la melodía antes de su muerte.
Durante la intervención de 'The Wailers', la cual fue extensa, no se dejó de ondear las banderas.
El "color de esperanza" llegó de la mano del argentino Diego Torres cuyo mensaje "que habla de los sueños" conmovió al público y a los atletas de la delegación mexicana que festejaron con una vuelta olímpica su logro histórico de 42 medallas de oro.
'The Wailers' volvieron y cantaron dos piezas más para dar pie al platillo principal de la noche...
El puertorriqueño Ricky Martín apareció vestido de negro y, mientras era ovacionado, comenzó a bailar.
El boricua incitó al público a ser felices y a demostrar de lo que son capaces.
La "Fiesta de América" no podía terminar sin un homenaje a la latinidad que vino con Ricky Martin y su "Living la vida loca" y "Pégate", con la que puso punto final a la ceremonia.
De esta forma terminaron los Juegos Panamericanos Guadalajara 2011.
Pero no olvides que en Toronto 2015, ¡UnivisionDeportes.com te espera!

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Próximos álbumes

En el último día de Panamericanos, Brasil, Canadá y Puerto Rico se llevaron las palmas

Gran actuación de la delegación cubana en el judo de los JCC Veracruz 2014

Gilberto 'Zurdo' Ramírez y Oscar Valdez superaron la báscula

Playeras de clubes de fútbol al estilo retro

Disfruta más imágenes
a tu izquierda